Los mejores Trucos para ahorrar en calefacción de gas. 2022-2023

Sin duda esta es la gran pregunta de los últimos tiempos. Se acerca el invierno, y con ello la preocupación por calentar nuestro hogar de la manera más eficiente y por ende al menor coste.

Te daremos algunos consejos sobre como ahorrar y aislar bien nuestra casa y así ahorrar en calefacción.

Estos son los Trucos para ahorrar en calefacción de gas:

1. Purgar los radiadores.

Lo primero es preparar la caldera y los radiadores para la nueva temporada de invierno. Es esencial que purgues los radiadores. Eso no es más que, sacar el aire de los mismos. Con la ayuda de un destornillador y un recipiente, lo harás fácilmente. En este breve vídeo te explican cómo hacerlo.

Si notas algo raro en tu radiador, o no calienta como debería, en este artículo, te explicaos los posibles motivos y soluciones.

2. Controla la temperatura con el termostato.

Este es tu gran aliado. Fija una temperatura confortable, según las características de tu hogar, y no lo muevas de ahí. Esto hará que la caldera no esté constantemente encendiendo y apagando, sino que una vez que consiga esa temperatura, la mantendrá estable. Con esto, consumirá mucho menos gas.

3. Adapta la temperatura de la caldera.

La mayoría de las calderas, incorporan unas ruedas o botones, donde regular la temperatura a la que queremos que caliente el agua, tanto de la ducha como para la calefacción. Intenta colocarlo en la numeración media-baja, ya que no será necesario mucho más.

4. Mejora el aislamiento de las ventanas y puerta.

Un cambio de ventanas, por unas más modernas y aislantes, no es tarea fácil, pero sí que, podemos mejorar las que tenemos, con algunos simples gestos. Por ejemplo, poniéndoles unos burletes adhesivos.

Esta cinta, nos sirve tanto para ventanas como para puertas. Es sencillo de colocar, ya que, únicamente hay que retirar la cara adhesiva que trae e ir pegándolo en el borde del marco de la ventana o puerta. Con un buen aislamiento en ventanas y puertas, podemos ahorrar entre un 25% y un 30% en calefacción, ya que evitamos que entre tanto frío.

Con este producto, podemos también aislar la parte baja de nuestra puerta de entrada, la que da directamente a la calle o portal. Por esta parte de la puerta, entra bastante frío y también deja escapar el calor de la casa. Los hay de muchos modelos, que además, harán de decoración.

5. Controla las horas de calefacción.

Si trabajas fuera de casa y los niños están en el colegio, no tiene sentido dejar la calefacción encendida. Basta con que dejes programado su encendido una hora antes de vuestra llegada, aproximadamente. Si cuentas con termostato, es una tarea muy fácil. De lo contrario, será suficiente con encenderla una vez lleguéis a casa. Por lo general, en menos de media hora, la casa ha alcanzado la temperatura deseada.

6. Cierra los radiadores que no uses.

Parece que es algo obvio, pero no todo el mundo lo pone en práctica. Si tienes habitaciones que no usas, puedes tener apagados esos radiadores y la puerta cerrada. De esta forma, estarás gastando menos gas para calentar zonas que no usas realmente.

7. No seques ropa en los radiadores.

Es una práctica bastante habitual en muchos hogares, pero no por ello muy aconsejable. Al cubrir las salidas de calor de los radiadores, a estos les cuesta mucho más esfuerzo emitir calor y por tanto, el termostato tardará más en captar la temperatura a la que lo hemos fijado. La caldera, estará funcionando mucho más tiempo y consumirá más gas. Opta por tender la ropa en un tendero de interior cerca del radiador, pero sin bloquearlo o taparlo.

8. Apagar la calefacción por la noche o bajar la temperatura.

Por la noche, mientras dormimos, lo hacemos con edredones y ropa de cama gruesa y cálida. Por ello, no es tan necesario tener la calefacción encendida o al menos no a la misma temperatura que durante el día. Lo mejor es apagarla o bajarle una media de 6 o 7 grados. Lo ideal se sitúa entre los 15º y 17º. Con esto, será más que suficiente para dormir confortable.

9. Ventilar la casa lo imprescindible.

Es un hábito necesario, pero no debemos pasarnos con el tiempo, ya que, estaremos dejando escapar demasiado calor del interior. Los expertos recomiendan, que en invierno, abramos las ventanas una media de 10 a 15 minutos en cada estancia. 

10. Sustituir la caldera por una de bajo consumo.

Este es, sin duda, el consejo que requiere una mayor inversión, y por ello, lo hemos dejado para el final. Pero si puedes realizar ese esfuerzo, verás recompensado en tu factura de la luz. La diferencia de consumo entre una caldera antigua y menos eficiente y una moderna, puede llegar a ser de hasta el 50%.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *