DNS flush: ¿cómo vaciar la caché del DNS?

Los sistemas operativos como Windows almacenan en la caché del DNS entradas temporales sobre cada una de las páginas web visitadas. Referente a la información, solo es válida a lo largo de un tiempo de tiempo definido. Un DNS flush, o sea el vaciado de la caché, borra los datos del sistema anteriormente del tiempo límite.

¿Qué es el DNS flush?

El método de remover manualmente las entradas temporales de la caché de DNS se llama DNS flush. Sin esta mediación directa, las entradas existirían hasta que el tiempo de vida establecido (“Time to live”, TTL) terminase.

En cuanto al proceso de borrado, suele completarse mediante las herramientas que se encuentran en las líneas de comandos específicas del sistema: en los dispositivos Mac, por ejemplo, debes utilizar el terminal y el comando apropiado para la versión respectiva del sistema Apple. Si utilizas Windows, puedes realizar el DNS flush a través de CMD, el símbolo del sistema junto al comando “ipconfig/flushdns”.

¿Qué es la caché del DNS?

Para que los nombres de dominio como www.ejemplo.com se conviertan en direcciones numéricas se requieren los denominados servidores DNS. Por defecto, dichos “servidores de nombres· acceden en juego cada vez que el cliente aspira entrar a una página web por medio de un ordenador. En caso de un enorme conjunto de visitantes, puede darse una sobrecarga del servidor y ocasionar el frecuente error «el servidor DNS no responde”.

Por esta razón, los sistemas operativos como Windows y macOS dependen de su propia caché para interpretar las direcciones, la llamada caché del DNS, que almacena toda la información relevante para la resolución de nombres como la dirección IP, el nombre de host o la versión del protocolo. Si bien cada entrada es válida durante cierto período de tiempo. Dentro de este rango, las peticiones se responden directamente desde la caché sin tener que pasar por el servidor DNS.

 Nota

Algunas aplicaciones como los navegadores web y los servidores de los proveedores de Internet también tienen su propia caché del DNS para acelerar la resolución de las direcciones.

¿Por qué es recomendable realizar un DNS flush de forma regular?

Hay tres razones en particular para poner a cero de forma regular el registro del DNS mediante una limpieza, independientemente del período real de validez de las entradas individuales:

  1. Para ocultar el comportamiento de navegación: las direcciones listadas, incluyendo información adicional como el período de validez, ofrecen una visión general aproximada de las páginas web visitadas. Cuanto más amplio sea el almacenamiento de direcciones en la caché, más información estará disponible.
  2. Como medida de seguridad contra ataques de terceros: si los ciberdelincuentes obtienen acceso a la caché del DNS, pueden manipular las entradas y, por ejemplo, redirigirlas a páginas web maliciosas. Este ataque, conocido como DNS spoofing, se utiliza para acceder a datos de inicio de sesión confidenciales, por ejemplo, en la banca online.
  3. Para resolver problemas técnicos: el DNS flush puede eliminar problemas técnicos al abrir aplicaciones web. Por ejemplo, es posible que, debido a entradas obsoletas, se muestre una versión incorrecta de la página web visitada. Después del flush, la petición se dirige nuevamente al servidor DNS apropiado para recibir una respuesta y la conexión a la página web vuelve a funcionar de forma correcta.

 Consejo

Puedes ver la caché del DNS actualmente almacenada en tu sistema en cualquier momento. En Windows, abre la línea de comandos, como con el flush DNS CMD, e introduce el comando «ipconfig /displaydns«.

Limpiar la caché del DNS: así funciona

No hay ni una regla que determine el instante perfecto para vaciar la caché del DNS, a menos que haya un problema técnico fundamental que logre resolverse realizando un vaciado de la caché. Si decides borrar la caché del DNS, el proceso es veloz y sencillo. Los usuarios de Windows tienen la posibilidad de, ejemplificando, realizarlo de la siguiente forma:

Paso 1. Abrir la línea de comandos

En primer lugar, utiliza la combinación de teclas [Windows] + [R] para abrir el diálogo “Ejecutar”. A continuación, ejecuta el comando “cmd” para iniciar el sistema.

Windows 11: ejecutar el comando “cmd”

Paso 2. Flush DNS con “ipconfig /flushdns”

Utiliza las opciones del comando ipconfig en la línea de comandos para realizar el DNS flush a través del CMD. Ahora solo debes introducir el siguiente comando y confirmarlo con “Enter”:

ipconfig /flushdns

Después de ejecutar el comando con éxito, recibirás un mensaje que te informará sobre el vaciado de la caché DNS de resolución.

Flush DNS vía “ipconfig /flushdns” en Windows 11
Flush DNS vía “ipconfig /flushdns” en Windows 11.

 Nota

No tienes que preocuparte de que un flush DNS tenga un efecto negativo a la hora de navegar por la red: solo el primer acceso a una página web después de restablecer la caché debería durar un poco más de lo normal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *