disléxicos

Resumen:
La discapacidad de aprendizaje verbal más común y mejor conocida es la dislexia, que hace que las personas tengan problemas para reconocer o procesar las letras y los sonidos asociados con ellas. Por esta razón, las personas con dislexia tienen problemas con las tareas o asignaciones de lectura y escritura. Sin embargo, con la enseñanza adecuada, el asesoramiento y la tutoría adecuada, aprenden a administrar.

Era un hecho bien conocido que hace décadas, antes de que existieran las televisiones, las radios o las computadoras, los hombres solo tenían una forma de ocio, la lectura. Nuestros antepasados ​​solo leían para mantenerse al tanto de lo que estaba pasando en su entorno. Leen para poder viajar y experimentar el mundo.

Pero con la llegada de la tecnología moderna, como Internet, los teléfonos celulares y los juegos electrónicos, las generaciones más jóvenes de alguna manera han dejado la habilidad y la virtud de leer en un segundo plano. Muchos jóvenes han perdido la pasión y la habilidad para leer y, en cambio, desperdician su tiempo y recursos jugando videojuegos o pasando el rato en el centro comercial.

Se ha observado que los niños y adolescentes que aman la lectura tienen coeficientes intelectuales comparativamente más altos. Son más creativos y les va mejor en la escuela y la universidad. Se observa que los niños que comienzan a leer desde una edad temprana tienen buenas habilidades lingüísticas y captan mucho mejor las variaciones en la fonética.

Pero mientras que otros niños desarrollaron el amor por la lectura y lo aprendieron fácilmente, hay otros que parecen tener dificultades para participar en este tipo de actividad normalmente estimulante. A estos niños a menudo se les diagnostica una forma de discapacidad llamada dislexia. La dislexia es un impedimento en la capacidad del cerebro para traducir imágenes escritas recibidas de los ojos a un lenguaje significativo. También llamada discapacidad específica de lectura, la dislexia es la discapacidad de aprendizaje más común en los niños. Está afectando al 5 por ciento o más de todos los niños en edad de primaria.

Un niño que tiene dislexia podría empezar bien en la escuela. Pero gradualmente, puede convertirse en una lucha, especialmente cuando la lectura se convierte en una parte importante del trabajo escolar. Un maestro podría decir que el niño es inteligente, pero no parece ser capaz de aprender a leer. Si un maestro o padre nota esto, lo mejor que puede hacer es acudir a un especialista que pueda ayudar a averiguar qué es lo que está mal.

La dislexia puede ser difícil de reconocer antes de que un niño ingrese a la escuela, pero algunas pistas tempranas pueden indicar un problema. Si su hijo pequeño comienza a hablar tarde, agrega palabras nuevas lentamente y tiene dificultad para rimar, es posible que tenga un mayor riesgo de dislexia. La dislexia puede ocurrir en niños con visión normal e inteligencia normal. Los niños con dislexia por lo general tienen un habla normal, pero a menudo tienen dificultad para interpretar el lenguaje hablado y escrito.

¿Causa de la dislexia ?

La causa de la dislexia parece ser un mal funcionamiento en ciertas áreas del cerebro relacionadas con el lenguaje. La condición con frecuencia se presenta en familias. Los planes de tratamiento para los niños que tienen una discapacidad de lectura específica deben seguir una secuencia. La primera intervención que debe probarse, especialmente con niños pequeños, consiste en enseñar sistemáticamente habilidades de decodificación de palabras. Estos generalmente se denominan enfoques de intervención basados ​​en fonética. Hay muchas variantes de enfoques basados ​​en fonética y ninguna investigación indica que un enfoque es superior a otro.

La dislexia, como discapacidad de aprendizaje, es una condición que produce una brecha entre la capacidad de una persona y su desempeño. La mayoría de las personas con dislexia tienen una inteligencia promedio o superior al promedio, pero leen a niveles significativamente más bajos de lo esperado. No tiene nada que ver con el coeficiente intelectual; muchas personas inteligentes y consumadas la tienen, o se cree que la han tenido, incluidos Winston Churchill y Albert Einstein. Los disléxicos son inusualmente perspicaces, aportan una nueva perspectiva, piensan fuera de la caja.

Sin el apoyo necesario para los disléxicos, la dislexia puede apagar los sueños a una edad temprana, ya que los niños pierden el rumbo en la escuela, caen en la depresión y luego pierden la autoestima y el impulso. Los disléxicos no superan sus problemas con el tiempo, y leer y escribir por lo general siguen siendo un trabajo duro de por vida. Sin embargo, con la enseñanza adecuada, el asesoramiento y la tutoría experta, aprenden a administrar.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *